Una nuevo paradigma para la discapacidad

 

En la actualidad, en España, más de 4 millones de personas tiene algún tipo de discapacidad. Por ello, contar con un marco normativo general de igualdad de trato y de no discriminación,  que continúe enfocado en seguir eliminando paulatinamente todas las conductas discriminatorias más allá de un determinado  grupo social se hace imprescindible.


Derechos Fundamentales de la discapacidad

La Ley 8/2021 de 2 junio de apoyo a las personas con discapacidad en el ejercicio de su capacidad jurídica 

Es indiscutible que la reforma de las leyes civiles sobre las personas con discapacidad llevada a cabo en junio de 2022 tuvo como objetivo fundamental dar un paso decisivo en la adecuación de nuestro ordenamiento jurídico a la Convención internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad, hecha en Nueva York el 13 de diciembre de 2006. Un tratado que proclama que las personas con discapacidad tienen capacidad jurídica en igualdad de condiciones que las demás personas en todos los aspectos de la vida.

Este principio obligó  a los Estados Partes a adoptar las medidas oportunas para proporcionar a las personas con discapacidad  todo al apoyo que puedan necesitar en el ejercicio de su capacidad jurídica. El propósito de la convención es promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas con discapacidad, así como promover el respeto de su dignidad inherente

La nueva regulación está inspirada, como nuestra Constitución en su artículo 10, en el respeto a la dignidad de la persona, en la tutela de sus derechos fundamentales y en el respeto a la libre voluntad de la persona con discapacidad, así como en los principios de necesidad y proporcionalidad de las medidas de apoyo que, en su caso, pueda necesitar esa persona para el ejercicio de su capacidad jurídica en igualdad de condiciones con los demás.

Trastornos mentales

Trastornos mentales

Una ley alentada por una revolución ética 

No se trata, pues, de un mero cambio de terminología que relegue los términos tradicionales de «incapacidad» e «incapacitación» por otros más precisos y respetuosos, sino de un nuevo y más acertado enfoque de la realidad, que advierta algo que ha pasado durante mucho tiempo desapercibido, y es que las personas con discapacidad son titulares del derecho a la toma de sus propias decisiones, derecho que ha de ser respetado; se trata, por tanto, de una cuestión de derechos humanos.

Discapacidad visual

Discapacidad visual

Transformación de la mentalidad social 

La reforma normativa impulsada por esta Ley debe ir unida, por ello, a un cambio del entorno, a una transformación de la mentalidad social y, especialmente, de la de aquellos profesionales del Derecho -jueces y magistrados, personal al servicio de la Administración de Justicia, notarios, registradores- que han de prestar sus respectivas funciones, a requerimiento de las personas con discapacidad, partiendo de los nuevos principios y no de visiones paternalistas que hoy resultan periclitadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *