Un padre pierde la custodia de sus hijos porque delegó por completo sus obligaciones a los abuelos


En España, según la Encuesta de Salud, Envejecimiento y Jubilación en Europa, uno de cada 4 abuelos cuida de sus nietos, llegando a dedicarles hasta 7 horas diarias, 2 horas más que la media europea

Un padre de Zaragoza ha perdido la custodia de sus dos hijos, de 4 y 9 años, por haberlos dejado al cuidado de sus abuelos con demasiada frecuencia. Considera la juez que «delegó por completo sus obligaciones» y que, por ello, procede reiterarle la custodia compartida y otorgársela por completo a su exmujer, tal y como ella demandó judicialmente. El matrimonio se separó a mediados de 2016, y pactó la custodia compartida de sus hijos.

La sentencia de esta juez de Zaragoza se suma a otro fallo que dictó la Audiencia Provincial de La Coruña hace menos de un año, en un sentido similar. En aquella sentencia también se le retiró la custodia a un padre en beneficio de la madre, por haber dejado a sus hijos al cuidado de los abuelos paternos y entender que el progenitor no había ejercido funciones «de obligado cumplimiento». En este caso, la sentencia recoge como hechos probados que tras el divorcio, ambos pactaron un régimen de guardia y custodia compartida de su hijo. Dos años después la madre acudió a los tribunales para pedir que se retirara la custodia a su exmarido, ya que, en los turnos en los que le tocaba el cuidado del niño, lo dejaba permanentemente con los abuelos, incumpliendo así sus responsabilidades parentales.

El juez de primera instancia dio la razón a la madre y tras concederle la custodia en exclusiva del hijo estipuló un nuevo régimen de visitas de dos días a la semana para el padre y dos fines de semana al mes, y repartió los periodos de vacaciones entre ambos. Además, fijó una pensión por alimentos de 200 euros mensuales. El padre recurrió el fallo al considerar que no se había producido una modificación sustancial de las medias pactadas por los excónyuges en un primer momento.

Síndrome del abuelo esclavo

Es incuestionable que el llamado síndrome del abuelo esclavo o lo que es lo mismo, el sentimiento de obligación cuasi laboral que nace en muchos mayores cuyos hijos les encomiendan de forma sistemática el cuidado de los nietos está aumentando de manera gradual. De hecho, según datos del Imserso, tres de cada cuatro abuelos dedican parte de su día a esto. Sin embargo, en algunos casos la justicia ha comenzado a penalizar a los padres que abusan de esta ayuda, en especial cuando considera que los progenitores se desentienden de sus hijos. 

En el caso sentenciado ahora en Zaragoza, la juez reconoce el valor de la atención prestada por los abuelos, el correcto cuidado que han prestado en todo momento a sus nietos, «su cariño y dedicación». En la misma sentencia, la magistrada también reconoce que la relación del padre con sus hijos es buena, algo que queda avalado por los informes psicológicos. La Fiscalía no estaba a favor de que al padre se le retirara la custodia.

En la sentencia de la juez han pesado los datos recabados por el detective privado al que contrató la madre de los niños para seguir sus movimientos y los del padre. Eso es lo que lleva a la juez a indicar en su sentencia que entre las 7.00 y las 19.00 horas era el abuelo quien se ocupaba de los niños de forma regular.

Una cosa es disponer de apoyo de familiares y otra delegar por completo nuestras obligaciones



Los condicionantes laborales expuestos por el padre no han surtido efecto en esta sentencia. Alegó que se había reducido la jornada de trabajo para poder pasar estar más con sus hijos, pero la juez, en su sentencia, considera probado que los pequeños han estado demasiado tiempo al cuidado de sus abuelos paternos. «Una cosa es disponer de apoyo de familiares y otra delegar por completo sus obligaciones», indica la sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *