Los progenitores denunciados por maltrato no podrán visitar a sus hijos

Los padres denunciados por maltrato no podrán visitar a sus hijos

Violencia de los progenitores

Suspensión del régimen de visitas por Violencia


Los padres denunciados por maltrato no podrán visitar a sus hijos a partir del 3 de septiembre de 2021  con la entrada en vigor de la reforma del Código Civil que pone límites a esos contactos.

El nuevo artículo 94 del Código Civil establece que

“no procederá el establecimiento de un régimen de visita o estancia, y si existiera se suspenderá, respecto del progenitor que esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro cónyuge o sus hijos”.

“Tampoco procederá cuando la autoridad judicial advierta, de las alegaciones de las partes y las pruebas practicadas, la existencia de indicios fundados de violencia doméstica o de género. No obstante, la autoridad judicial podrá establecer un régimen de visita, comunicación o estancia en resolución motivada en el interés superior del menor o en la voluntad, deseos y preferencias del mayor con discapacidad necesitado de apoyos y previa evaluación de la situación de la relación paternofilial”

 

Violencia y régimen de visitas

 

Finalmente, recoge que “no procederá en ningún caso el establecimiento de un régimen de visitas respecto del progenitor en situación de prisión, provisional o por sentencia firme, acordada en procedimiento penal por los delitos previstos en el párrafo anterior”.

Esta modificación legislativa, en principio  se introdujo para reforzar por un lado la protección de los menores como víctimas de violencia de género, adoptando para ello las  medidas legislativas oportunas para que el ejercicio de los derecho de visita o custodia no supongan en ningún caso poner en peligro los derechos y la seguridad de la víctima y de los niños.

Hasta ahora, cuando se producían estas situaciones se dejaba a criterio del órgano judicial. Este era quien adoptaba la decisión de limitar o suspender las visitas si se dieran  graves circunstancias que así lo aconsejara o se incumpliera grave o reiteradamente los deberes impuestos por la resolución judicial.

Se ha pasado, por lo tanto, de la limitación del régimen de visitas si así lo consideraba el juez  a la supresión del régimen de visitas salvo que el juez considere conveniente su adopción en interés del menor.

El Gobierno justificó la introducción de este enmienda al hilo de lo acordado en la Pacto de Estado contra la Violencia de Género, aprobado en 2017, en materia de menores víctimas de esta lacra, así como en otras medidas similares que sí están incluidas en la Ley de Protección a la Infancia y combatir la denominada violencia vicaria, que los maltratadores ejercen sobre los hijos con el objetivo de causar el mayor daño a la madre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *