Los conflictos familiares y su reflejo en el testamento

Según nuestro derecho los hijos siempre heredan una parte aunque sea mínima.

Establece nuestro Código Civil que la desheredación ha de constar obligatoriamente en el testamento y estar justificada mediante la concurrencia de alguna de las causas que recoge la ley. Sin embargo, el Tribunal Supremo cada vez se pronuncia mas sobre la desheredación de padres a hijos y sus causas. En este sentido, es importante traer hoy a la palestra una conocida sentencia dictada a favor de una mujer que solicitaba desheredar a sus dos hijos por maltrato psicológico, que unido a sentencias previas, abrió la puerta a una mayor reinterpretación del maltrato a nivel penal. Una situación regulada por el artículo 853 del Código Civil que se refiere al «maltrato de obra o injuria grave de palabra», y que poco a poco está abriendo el foco al entender como maltrato otras causas como el menosprecio o el abandono a los mayores. En País Vasco y Cataluña ya se está avanzando para facilitar estos trámites sin necesidad de alegar causa probada y disminuir el porcentaje obligatorio de herencia forzosa a los hijos.

Por desgracia, nuestro departamento de Mediación Familiar esta viendo incrementado, en los últimos años, el número de situaciones de agresividad de hijos a padres. Este aumento está provocando una mayor conciencia sobre estos tipos de maltrato, que como ocurre con la Violencia de Género ha estado en muchos casos silenciado. Por desgracia, en España aún no existe un protocolo específico de maltrato a personas mayores, y es este uno de los principales motivos por lo que en muchas ocasiones se trata de una situación invisible, que no se denuncia y que según datos de la OMS afecta a 1 de cada 10 personas en todas sus variantes que pueden ir desde los insultos al aislamiento. Pero los expertos alertan de que cada caso debe revisarse como único.

Motivos legales para desheredar

Lo cierto es que desde que el Tribunal Supremo empezó a tener en cuenta estos casos en 2014, se ha producido un aumento en el número de padres que nos consultan los motivos y posibilidades para desheredar a un hijo. Este porcentaje se ha incrementado en mas del18% en los últimos años, abriéndose la posibilidad de privar a un hijo de la parte obligatoria de la herencia conocida como legítima, que corresponde a las dos terceras partes. Pero desheredar a un hijo es una decisión difícil de tomar, aun cuanto esté justificada.

Las causas específicas para desheredar a los hijos y descendientes son, según el artículo 853 del Código Civil:

  1. Haber negado, sin motivo legítimo, los alimentos al padre o ascendiente que le deshereda.
  2. Haberle maltratado de obra o injuriado gravemente de palabra.

Otro caso diferente es el regulado en el artículo 756 sobre la indignidad, con delitos probados graves:

  • El que fuera condenado en juicio por haber atentado contra la vida del testador, de su cónyuge, descendientes o ascendientes. Si el ofensor fuere heredero forzoso, perderá su derecho a la legítima.
  • El que fuera acusado al testador de delito al que la ley señale pena no inferior a la de presidio o prisión mayor, cuando la acusación sea declarada calumniosa.
  • Con amenaza, fraude o violencia, que obligare al testador a hacer testamento o a cambiarlo.
  • El que por iguales medios impidiere a otro hacer testamento, o revocar el que tuviese hecho, o suplantare, ocultare o alterare otro posterior.

Privar a un hijo de la herencia legítima

Los hijos tienen derecho según el Código Civil que se aplica en la mayor parte de España a las dos terceras partes de la herencia del padre y de la madre, en concepto de herencia legítima. Por contra, la desheredación es la disposición testamentaria por la que se priva a un heredero forzoso de su derecho a legítima, en virtud de una justa causa determinada por la ley, pero a los padres les cuestan mucho, no solo denunciar, sino también cambiar el testamento. Desde este despacho, recomendamos que ante las primeras señales de alarma se acuda a un mediador familiar para que no se tenga que llegar al extremo de desheredar.

Acudir a un mediador familiar para no llegar al extremo de desheredar a nuestros hijos

Nuestro derecho sucesorio se caracteriza, en lineas generales por que en el mismo los hijos siempre heredan una parte, aunque sea mínima, de los bienes de sus padres. lo que nos obliga de alguna manera a conocer, en mayor o menor medida las cuestiones jurídicas sucesorias y su asesoramiento jurídico, sobre todo cuando surgen situaciones de conflicto familiar. Son muchas las ocasiones en las que los abogados recibimos consultas al respecto que, como casi todo en derecho, reciben una u otra respuesta dependiendo del caso concreto.

Causas de desheredación

Así pues, destacamos las entre las más habituales, la que se refiere a la posibilidad de que un testamento prive, pese a la disposición legal contraria, a un hijo o varios, de recibir bienes de sus padres. Se trata de las causas de desheredación que se reconocen como válidas en nuestro derecho sucesorio, si bien con un doble carácter restrictivo: son causas expresamente tasadas por el Código Civil y que, además, deben ser claramente expresadas en el testamento.

Un testamento puede privar, pese a disposición legal contraria, a un hijo o varios, de recibir bienes de sus padres

Otra consulta, también muy habitual, es la que resulta de aquellos testamentos en los que, planteándose un procedimiento judicial por algunos de los herederos forzosos, el testamento contiene la cautela socini, esto es, la previsión de que aquel heredero que no respete la distribución de bienes de la herencia y, por lo tanto, interponga demanda judicial, verá reducida su parte en ella únicamente a la estricta legítima (en la proporción que le corresponda según concurra o no con más herederos forzosos), que es lo que nuestro sistema reconoce como mínimo a determinadas personas, salvo que concurriera causa de desheredación. En estos casos, existe la creencia general de que por el mero hecho de que uno de los herederos acuda a los tribunales, este verá reducida su participación en la herencia, a modo de ‘penalización’.

Cautela Socini

No obstante, los abogados debemos aclarar ante dichas consultas cuál es la verdadera interpretación que debe darse a dicha cautela, y que ya se encargó de fijar de una manera muy detallada el Tribunal Supremo en su sentencia de 17 de enero de 2014.

Impugnaciones que no se refieren a la distribución realizada por el testador

Así, no basta con que un heredero demande la distribución de bienes para que se vea castigado con esa reducción, sino que habrá que estar a los motivos de su impugnación. De tal manera que si estos no residen en la distribución querida por el testador, sino únicamente en cuestiones jurídicas más propias de la partición (por ejemplo, porque no se hayan incluido determinados bienes, porque no se haya practicado previamente la preceptiva liquidación de gananciales, etc.), no aplicará esa cautela y el heredero demandante no se verá perjudicado por el hecho de haber acudido a los tribunales.

Por ello insistimos que cada caso es único y nunca se debe generalizar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *