La custodia compartida no implica pagar por mitad la pensión de alimentos

Es mucha la controversia suscitada por este tema. Si la custodia es compartida, muchos entienden que de manera automática la pensión de alimentos será a medias y por tanto proporcional a tiempo que los hijos pasen con cada uno de los progenitores.

Para dar soporte jurídico a este tema, nos vamos a apoyar en la importantísima sentencia del Tribunal Supremo de 11-2-16 -EDJ 2016/5937- en la que se viene a fijar doctrina sobre un tema de gran interés práctico acerca de la custodia compartida y las obligaciones subsiguientes al pago de pensiones, ya que se había entendido hasta la fecha que la fijación del régimen de custodia compartida, que, por cierto, es el que ahora se está aplicando en defecto de razón o causa que provoque otro régimen distinto, conllevaba la inexistencia de la fijación de la pensión compensatoria y/o del pago de pensión alimenticia, habida cuenta que como cada progenitor se quedaba temporalmente con los hijos de forma igualitaria cada uno debía pagar los gastos de los menores mientras estuvieran con ellos, salvo los comunes de colegio o similares en cuyo caso lo debían pagar por mitad según se acreditara el coste de cada supuesto concreto.
Sin embargo, la sentencia citada del Tribunal Supremo viene a modificar esta situación y la modifica señalando que debe estarse a cada caso concreto y si existe una desproporción en los ingresos entre los progenitores la circunstancia de que se haya aprobado el régimen de custodia compartida no impide que el juez acuerde que se regule el sistema de pensión compensatoria para la parte más perjudicada por la ruptura, al existir una descompensación y un desequilibrio por la misma, al igual que la fijación de la pensión alimenticia que se fijará también en atención a las circunstancias de los ingresos de cada progenitor, de tal manera que no será de un 50%, sino acorde con los ingresos de cada uno, lo que es más proporcional, justo y adecuado a la hora de fijar las cargas que quedan tras la ruptura y asumibles en proporción a los ingresos respectivos.

Hay que vigilar que en estas medidas se tutele el bien que es digno de protección


En cualquier caso, el régimen de custodia compartida da lugar a muchas situaciones de confrontación en la pareja sobre el sistema de pensiones que requieren de una uniformidad de respuesta, pero, sobre todo, vigilar que en estas medidas se tutele el bien que es digno de protección, que es lo que se suele olvidar en estas situaciones con claro perjuicio a los menores. Nótese que en el caso de la STS de fecha 11-2-16 -EDJ 2016/5937- se suscitaba un caso de custodia compartida en el que la madre no tenía trabajo y el padre se planteaba no pagar pensión compensatoria a la madre y reducir el sistema de la pensión alimenticia, de tal manera que cuando estuvieran con la madre los hijos llevarían un sistema de vida distinto y de mayores recortes que cuando están con el padre. El TS fija que en estos casos la pensión alimenticia es indefinida y obviamente adecuada a los ingresos del obligado, por lo que si la madre no trabaja la pensión alimenticia, que se mantiene en régimen de custodia compartida, debe pagarla quien pueda y tenga recursos económicos y no quien no los tenga y si ambos los tienen adecuados en su cuantía a los ingresos de cada uno.

La pensión alimenticia se adecuará a los ingresos del obligado


Por ello, lo que debe pretenderse con estas soluciones es que los menores no se perjudiquen más de lo que lo son con el régimen de ruptura que les lleva a moverse continuamente evitando, además, que los cambios les perjudiquen en sus necesidades alimenticias más elementales dependiendo de los recursos económicos que tenga el progenitor con el que deben estar en un periodo de tiempo. Este es un tema básico sobre el que el Alto Tribunal se pronuncia con claridad fijando el criterio de que aun en el caso de custodia compartida los alimentos se siguen pagando por igual. Y no se trata de que cada uno los pague cuando los tiene en su compañía en los periodos fijados, sino que sus hijos siguen siendo suyos cuando están con el otro progenitor y además las necesidades de estos siguen subsistiendo cuando están en la compañía del progenitor con menos recursos económicos.


Jurisprudencia aplicable

EDJ 2016/5937, TS, Sala 1ª, 11-2-16, núm 55/16, rec. 470/15. Pte: Arroyo Fiestas, Francisco Javier
Objeto:
El Tribunal Supremo fija como doctrina jurisprudencial que la custodia compartida no exime del pago de la pensión compensatoria y la de alimentos cuando exista desproporción entre los ingresos de ambos cónyuges
Resumen:
En cuanto a la pensión de alimentos:
El TS «(…) debe declarar que la custodia compartida no exime del pago de alimentos, cuando exista desproporción entre los ingresos de ambos cónyuges, o como en este caso, cuando la progenitora no percibe salario o rendimiento alguno (art. 146 C. Civil -EDL 1889/1-), ya que la cuantía de los alimentos será proporcional a las necesidades del que los recibe, pero también al caudal o medios de quien los da.»El Juzgado limitó temporalmente la percepción de alimentos a dos años y la Audiencia Provincial anula esa limitación y la extiende indefinida hasta que se extinga la pensión de alimentos por las razones legales o conforme se modifiquen las circunstancias (encontrar trabajo el hijo o llegar a una edad adulta suficiente), pues los menores no pueden quedar al socaire de que la madre pueda o no encontrar trabajo. En este caso supondría un desequilibrio para los propios hijos que cuando tuvieran que estar con la madre esta no pudiera alimentarlos por no tener trabajo y cuando estén con el padre tuvieran todas las necesidades cubiertas, por lo que es posible fijar en régimen de custodia compartida que la pensión de alimentos de los hijos la pague el progenitor que tiene recursos y quede eximido de ella el que no los tiene o los tiene inferiores, pudiendo establecerse una suma en este caso atendiendo a los ingresos de cada uno, de lo que se deduce que no siempre tiene por qué ser al 50% de cada uno.
El TS señala que «esta limitación temporal, tiene sentido en una pensión compensatoria, como estímulo en la búsqueda de ocupación laboral, pero no tiene cabida en los alimentos a los hijos, al proscribirlo el art. 152 del C. Civil -EDL 1889/1-.»

Pensión de alimentos sin limitación temporal


Así, en este caso el TS «(…) en relación con los alimentos los mantiene sin limitación temporal, sin perjuicio de una ulterior modificación, si varían las circunstancias sustancialmente (art. 91 C. Civil -EDL 1889/1-).»
En cuanto a la pensión compensatoria:
«El TS en sentencia de 16 de Julio del 2013, recurso: 1044/2012 -EDJ 2013/142781-, declaró:»El artículo 97 CC -EDL 1889/1- exige que la separación o el divorcio produzcan un desequilibrio económico en un cónyuge, en relación con la posición del otro, para que surja el derecho a obtener la pensión compensatoria. En la determinación de si concurre o no el desequilibrio se deben tener en cuenta diversos factores, como ha puesto de relieve la STS 864/2010, de Pleno, de 19 enero -EDJ 2010/9923-. La pensión compensatoria -declara- «pretende evitar que el perjuicio que puede producir la convivencia recaiga exclusivamente sobre uno de los cónyuges y para ello habrá que tenerse en consideración lo que ha ocurrido durante la vida matrimonial y básicamente, la dedicación a la familia y la colaboración con las actividades del otro cónyuge; el régimen de bienes a que han estado sujetos los cónyuges en tanto que va a compensar determinados desequilibrios, e incluso, su situación anterior al matrimonio para poder determinar si éste ha producido un desequilibrio que genere posibilidades de compensación.
De este modo, las circunstancias contenidas en el artículo 97.2 CC -EDL 1889/1- tienen una doble función:
a) Actúan como elementos integrantes del desequilibrio, en tanto en cuanto sea posible según la naturaleza de cada una de las circunstancias.
b) Una vez determinada la concurrencia del mismo, actuarán como elementos que permitirán fijar la cuantía de la pensión.
A la vista de ello, el juez debe estar en disposición de decidir sobre tres cuestiones:
a) Si se ha producido desequilibrio generador de pensión compensatoria.
b) Cuál es la cuantía de la pensión una vez determinada su existencia.
c) Si la pensión debe ser definitiva o temporal».
Esta doctrina se ha aplicado en las sentencias posteriores 856/2011 de 24 noviembre -EDJ 2011/295471-, 720/2011 de 19 octubre -EDJ 2011/249303-, 719/2012 de 16 de noviembre -EDJ 2012/248605- y 335/2012 de 17 de mayo 2013 -EDJ 2013/67728-.En STS de 4 de Diciembre del 2012, recurso 691/2010 -EDJ 2012/294515-, se fijó que:»(…) por desequilibrio ha de entenderse un empeoramiento económico en relación con la situación existente constante matrimonio que debe resultar de la confrontación entre las condiciones económicas de cada uno, antes y después de la ruptura. Puesto que por su configuración legal y jurisprudencial la pensión compensatoria no tiene por finalidad perpetuar, a costa de uno de sus miembros, el nivel económico que venía disfrutando la pareja hasta el momento de la ruptura, sino que su objeto o finalidad legítima es lograr reequilibrar la situación dispar resultante de aquella, no en el sentido de equiparar plenamente patrimonios que pueden ser desiguales por razones ajenas a la convivencia, sino en el de colocar al cónyuge perjudicado por la ruptura del vínculo matrimonial en una situación de potencial igualdad de oportunidades laborales y económicas respecto de las que habría tenido de no mediar el vínculo matrimonial (…)».

Pensión compensatoria temporal


Aplicada la doctrina a lo alegado en el caso sometido a examen por el Alto Tribunal se mantiene por el TS la pensión compensatoria temporal, a la vista de la manifiesta situación de desequilibrio dado que:
1. La esposa no trabaja.
2. A lo largo de su vida su ocupación laboral se ha extendido solo en 1973 días.
3. Ha invertido la mayor parte de su tiempo en las atenciones familiares.
En cuanto a la duración de la pensión compensatoria que la Audiencia Provincial eleva de dos a tres años, es una cuestión que debe quedar a la discrecionalidad del tribunal de apelación, al no constar arbitrariedad en su fijación, ni infracción normativa.»
Por ello, el TS mantiene una pensión compensatoria en el caso de que se acredite el desequilibrio tras la ruptura, pudiendo fijarse con carácter temporal, pero, eso sí, atendidas las circunstancias de edad y posibilidades de búsqueda de empleo de la parte desfavorecida por la ruptura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *