Incumplimiento del régimen de visitas

Incumplimiento del régimen de visitas

Modificar el régimen de visitas por incumplimientos reiterados

Consecuencias del incumplimiento del régimen de visitas por el progenitor no custodio

 

A menudo, nos llegan casos en los que el progenitor no custodio incumple el derecho-deber de ver a sus hijos, pero también ocurre el caso contrario, donde el progenitor custodio (en la mayoría de las ocasiones la madre) obstaculiza o incumple el régimen de visitas.

En este post, nos vamos a centrar en los incumplimientos reiterados del régimen de visitas por parte del progenitor no custodio. 

 

Causas del incumplimiento del régimen de visitas por el progenitor no custodio

 

En primer lugar vamos a centrarnos en las múltiples causas que provocan estos incumplimientos. Sin lugar a dudas, hay  dos causas que a menudo se alegan para justificar los incumplimientos o cumplimientos parciales del régimen de visitas contenido en la propia sentencia de separación o divorcio:

Uno es el TRABAJO de los padres y el otro motivo, LA ENFERMEDAD DE LOS HIJOS. Sin entrar a valorar el aspecto mas privado de estas decisiones, es importante recordar las graves consecuencias que se desprenden de las rupturas matrimoniales y de pareja cuando existen hijos y sobre los que es preciso adoptar una solución en cuanto al régimen de guarda y custodia y sobre el régimen de visitas, según los casos. Es importante recordar que las peores consecuencias, en casos de incumplimientos reiterados, son siempre para los menores, que comprueban que la distribución del tiempo que deben pasar con uno u otro progenitor se tiene que resolver por un juez, bien porque no existe un mínimo acuerdo entre sus padres, o porque existiendo se incumplen reiteradamente.

Que podemos hacer ante los incumplimientos reiterados del régimen de visitas

Ante un incumplimiento del régimen de visitas se aconseja seguir los siguientes pasos:

1.- Hablar con la otra parte para intentar evitar que se produzcan nuevos incumplimientos, ya que en definitiva, mediante acuerdo todo va a ser más fácil para las partes, especialmente para los hijos.

2.- Si se llega a un acuerdo, y este va a ser con carácter definitivo, se deberá poner una demanda de modificación de las medidas definitivas que ya existen solicitando que se recojan las nuevas circunstancias.

Si ese acuerdo va a ser con carácter temporal, por ejemplo el progenitor no custodio va estar fuera del país durante 4 meses por motivos de trabajo, se puede hacer un documento privado firmado por ambas partes en el que se recoja los términos en que se van a seguir el régimen de visitas durante ese tiempo.

Igualmente se puede ir a un Notario para que quede dicho acuerdo recogido en documento público.

No recomendamos, en ningún caso los acuerdos verbales.

3.-Si no hay solución posible y persisten los incumplimientos, hacerle requerimientos previos instando el cumplimiento según el convenio o la sentencia. Aconsejamos que al menos un requerimiento sea vía burofax.

4.-Si no cesan los incumplimientos tras el requerimiento, deberá interponerse una demanda de ejecución del convenio o sentencia, para que el Juzgado sea quien requiera al progenitor incumplidor para que cumpla con su obligación o manifieste los motivos por los que se niega a cumplir el régimen de visitas acordado.

Igualmente recomendaría señalar en la demanda que se aperciba al progenitor de incurrir en el delito de desobediencia a la autoridad judicial en caso de un nuevo incumplimiento, por los motivos que más adelante expondremos.

Si transcurrido ese plazo dado por el Juzgado, el progenitor continúa sin cumplir, se le podrá  apremiar con multas coercitivas que serán mensuales conforme al 776.2ª de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Esto significa, que el Juzgado le impondrá una multa por cada mes que transcurra sin cumplir las obligaciones establecidas desde que le requirieron para ello. Estas multas, cuyas cuantías las determinará el Juzgado, se podrán mantener todo el tiempo que éste considere en atención al caso concreto.

También se podrá solicitar al Juzgado que ante los incumplimientos se realice la entrega del menor a través de un Punto de Encuentro Familiar, haciendo el propio Juzgado un seguimiento del cumplimiento.

Si no se fijó en la sentencia la posibilidad de la entrega del menor a través de un Punto de Encuentro, y ahora uno de los progenitores quiere que dicha entrega y recogida se realice mediante un «punto de encuentro», debemos de decir, que hay dos maneras de resolver esta cuestión por el Juzgado:

  • Algunos Juzgados entienden que por vía de la ejecución pueden cambiar este aspecto.
  • Sin embargo otros Juzgados requieren que se haga por la vía de la modificación de medidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *