¿Hay algo que liquidar en la separación de bienes?

Liquidación del régimen matrimonial

Liquidación del régimen de separación de bienes

 

La separación de bienes es un régimen económico matrimonial que permite que los patrimonios de cada uno de los cónyuges estén diferenciados. De este modo, cada cónyuge gestiona y administra sus bienes y derechos.

Esta diferenciación no es óbice para que existan determinados bienes comunes, que son aquellos adquiridos conjuntamente a lo largo del matrimonio o cuya titularidad sea imposible de demostrar. Así, si el matrimonio se divorciara solo tendría que liquidar estos bienes comunes.

La separación de bienes es uno de los regímenes económico matrimoniales más utilizados en España y en general deben otorgarse capitulaciones matrimoniales para que resulte aplicable.

 

Aunque los patrimonios se mantengan separados, ambos cónyuges tienen la obligación de contribuir a las cargas matrimoniales.


Como la separación de bienes permite mantener dos masas patrimoniales diferenciadas, suele ser la opción elegida por matrimonios donde al menos uno de los cónyuges desarrolla una actividad profesional o comercial que pueda comprometer su patrimonio. De este modo se aísla el riesgo y se impide que la responsabilidad en la que incurra este cónyuge perjudique a los bienes y derechos del otro.

Sin embargo, existe la creencia de que no hay nada que liquidar en un matrimonio que se ha regido por el régimen de Separación de Bienes. Sin embargo, la realidad es muy distinta.  
Finalizar una relación de pareja desde el punto de vista económico y patrimonial, significa que cada miembro de la pareja se queda con los bienes que le pertenecen y que nada tienen que reclamarse entre sí.

 

La separación de bienes reduce el riesgo de que las deudas invadan el patrimonio de cada uno de los cónyuges.



La realidad es que a día de hoy son muy pocos los matrimonios que acaban en esta situación, ya que durante la convivencia se han producido interferencias económicas que deben deshacerse para que cada uno se quede con lo suyo.
Por otro lado, a menudo la mayoría de estos matrimonios se encuentran en la situación de ser copropietarios de bienes, que por su naturaleza, exige poner fin a esta indivisión, pues la separación o el divorcio, en sí, son incompatibles con el disfrute pacífico de la cosa común.
Desde Maldonado & Abogados analizamos en profundidad toda la problemática que puede presentarse cuando los cónyuges casados en Separación de Bienes se divorcian.

 

Tradicionalmente se ha señalado que el régimen de separación de bienes perjudicaba al cónyuge que se encargaba del hogar.



Sin embargo, esta tendencia está cambiando, el Código Civil introdujo una solución en su artículo 1438. Y es que el trabajo doméstico computa como una contribución a las cargas familiares, de modo que da derecho a una indemnización.

Así las cosas, la compensación por el trabajo para la casa, la familia o para el otro cónyuge, es una de las peticiones típicas que surgen, más a menudo, como consecuencia de la extinción del régimen de Separación de Bienes, pues a través de ella se pretende corregir el desequilibrio que ha supuesto que uno de los cónyuges desarrolle su profesión, mientras que el otro se ha dedicado a trabajar en la casa.

 

El trabajo doméstico computa como una contribución a las cargas familiares

 


Dividir los bienes que los cónyuges poseen en copropiedad es el segundo problema al que tienen que enfrentarse para dar por terminada la relación de forma definitiva. El propio proceso de liquidación del régimen de Separación de Bienes y la acción de división de cosa común, plantean numerosos interrogantes, tanto desde un punto de vista procesal como sustantivo.
Constante la convivencia se contrajeron deudas, bien frente a terceros o entre los propios cónyuges, deudas que pueden continuar generándose después de la Sentencia de divorcio  ¿Qué pasa con estas deudas? ¿Quién debe abonarlas? ¿Qué motivos de oposición pueden alegarse? Estas acciones de reclamación de cantidad dan lugar a numerosos procesos judiciales.
A veces, también será necesario ejercitar acciones para recuperar la posesión de los bienes, acciones declarativas de dominio y acciones de nulidad en relación a los negocios jurídicos celebrados entre los cónyuges.
Todas las dudas tienen respuesta y solución desde Maldonado &Abogados  , teniendo en cuenta no solo la legislación común, sino también la legislación foral o autonómica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *