El interés del menor impide que una madre se vaya a vivir a otro país con su hija

Los progenitores velan por sus hijos

Niegan a madre una irse a vivir fuera de España . Prima el interés del menor

Durante los últimos años el número de personas que, por una u otra razón, se ven obligados a salir de sus hogares para residir en un tercer país ha crecido de forma significativa. Según los datos facilitados por www.ifamilias.org  mas de 36 millones de familias  han salido de su país o se han convertido en desplazados. La mayoría de ellas se han visto obligadas a salir de sus hogares por razones económicas y a migrar en busca de una vida mejor.

 

El interés de los menores 

 

Las razones por las que las personas migran son diversas y a menudo complejas. Hay personas que se trasladan a otros países para mejorar su situación económica o para continuar su educación. Otras se ven obligadas a abandonar su país para escapar de abusos contra los derechos humanos como la tortura, la persecución, los conflictos armados, la pobreza extrema e incluso la muerte.Indudablemente esta situación también tiene sus repercusiones en las situaciones de separación o divorcio con hijos menores. Cómo punto de partida recordar que desde un punto de vista legal siempre prevalece el interés de los menores.

El perjuicio para un menor de separarlo de su padre o de su madre

En este sentido se ha pronunciado un Juzgado de Vigo impidiendo a una madre llevarse a su hija a Japón porque esto supondría mantenerla separada de su padre.

Así lo ha determinado la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Pontevedra. El magistrado ha considerado  que si la niña, de seis años, viaja al país asiático supondría «una más que previsible quiebra» del contacto con su padre. Además, entiende que esta decisión supondría «un cambio tan radical» en la vida de la menor que no aportaría para ella beneficio alguno.

La madre comunicó al padre de la menor en 2018 que se quería ir a vivir a Japón.

Separados ya desde hace unos años, la madre comunicó en el año 2018 al padre de su hija su intención de trasladarse a vivir a Japón, país en el que por cierto había nacido esta mujer ya que sus padres (abuelos de la niña) se encontraban en aquella zona en labor misionera. Tras separarse, ella se fue a vivir a Valladolid y el padre se quedó en Vigo. Durante las vacaciones de Semana Santa, verano o Navidad, la pequeña viajaba a la ciudad olívica para pasar esas fechas junto a su padre y la familia de este. Además, mantiene contacto diario a través de videollamadas.

Cuando la madre de su hija le comunicó que quería viajar a Japón e instalarse allí, el padre se opuso. La mujer alegó que mantenía una relación con una persona que vive en Japón, también presentó una oferta de trabajo y aseguró que la menor iría allí a una escuela infantil, pero el Juzgado no le da la razón.

La Audicencia Provincial no le concede la autorización para trasladar a la pequeña por un lado por la distancia que hay entre España y el país nipón, de hecho no existe vuelo directo. Y por otro lado, por las diferencias culturales: otro idioma, otras costumbres y la pérdida de contacto con las familias.

Así que por el momento, según ha determiando el Juez, la menor se queda en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *