El impago de la pensión de alimentos y la mediación familiar

Impago de la pensión de alimentos

La pensión de alimentos es una de las medidas más polémicas del Convenio regulador de un divorcio o una separacion. Según el artículo 142 de Código Civil, toda pensión de alimentos tiene que incluir como mínimo las cantidades indispensables para la manutención de los hijos, vestido, habitación, asistencia médica, educación… y su cuantía se fija en función de las necesidades de los hijos y , por supuesto de la capacidad económica de los cónyuges.

Consecuencias del impago de la pensión de alimentos

Muchas son las razones por las que un cónyuge decide no pagar la pensión de alimentos: desavenencias con el otro cónyuge, malas relaciones con los hijos, un cambio en la situación económica, la creencia tan extendida de que el dinero se destina al excónyuge para sus gastos o, incluso por la triste intención de dañar a la otra parte.

Las vías  para reclamar el impago de una pension de alimentos son:

  • Vía Civil
  • Vía Penal

1. La reclamación de la pensión de alimentos por la vía civil

Es quizás la mas utilizada se trata de que.un abogado solicite la EJECUCIÓN DE LA SENTENCIA en el mismo juzgado donde se acordó la pensión de alimentos. Se trata de un procedimiento civil de reclamación de cantidades con consecuencias patrimoniales (embargo de la nómina, pensiones, inmuebles, vehículos, etc.) para el progenitor que resulta deudor.

En este caso, se pueden llegar a reclamar los impagos desde el primer mes y hasta los últimos cinco años. Si el impago es parcial, también se pueden reclamar las cantidades dejadas de percibir.

Igualmente deciros que en este procedimiento se necesita  la asistencia letrada y un procurador lo que conlleva unos gastos de honorarios de ambos profesionales.

Una vez iniciado el procedimiento civil para requerir el pago de las cantidades debidas en concepto de pensión de alimentos a estas cantidades hay que sumarle sus correspondientes intereses y si no hay razón para justificar el impago el juez podrá tomar medidas adicionales.

Os recuerdo que si el deudor de queda en  el paro y cobra por ello una prestación por desempleo esta es embargable e, incluso, la indemnización por despido que haya cobrado.

Hay quienes recurren al trabajo en negro para no tener que rendir cuentas y ocultar sus ingresos, en este caso, tenga cuidado ya que, si pueden demostrar que esta en esa situación, el juez, además de obligarle a pagar las cantidades impagadas más sus intereses, podría (ya por la vía penal) condenarle al pago de una multa por un delito de abandono de familia

Seguramente, ante un primer impago recibirá una reclamación de la expareja o de su abogado, a la que, si no contesta o declina cumplir, vendrán otras por la vía judicial.

2. La reclamación de la pensión de alimentos por la vía penal

Si interponemos una DENUNCIA por impago de la pensión alimenticia acordada por sentencia. Se estará ante la vía penal por cometer un delito regulado en el Código Penal.

La pena que establece el Código Penal ante el impago de alimentos por quien está obligado a hacerlo, es de 3 meses a 1 año de prisión o multa de 6 a 24 meses.

El procedimiento penal se puede iniciar cuando se dejan de pagar durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos, la pensión de alimentos establecida en Convenio judicialmente aprobado o en Sentencia de Divorcio, Separación o Nulidad matrimonial, según establece el artículo 227 del Código Penal. La vía penal y civil se pueden iniciar una después de otra o al mismo tiempo.

Y aunque una sentencia llegue a establecer hasta un año de prisión. la pena puede quedar sin ser efectiva al no superar los dos años. No obstante, hace poco el Juzgado de Vigo decretó el ingreso en prisión a un padre por el impago reiterado de la pensión llegando a tener, en su caso, tres sentencias condenatorias.

Como hemos comentado, el juez podrá establecer una multa de 6 a 24 meses. Pero hay que tener presente que, si no se abona la pena de multa, ésta se convierte en una pena de prisión, correspondiente un día de prisión por cada dos cuotas impagadas.

Si, además, las sentencias son condenatorias, bien en el procedimiento civil, bien en el procedimiento penal, o en ambos, el juez puede establecer el pago de las costas procesales, lo que, en sí mismo, encarece mucho más el proceso y, puede, todavía más, complicarle su situación económica.

Antecedentes penales

En el caso de una sentencia condenatoria en el ámbito penal, el delito de impago de pensiones supone la existencia de antecedentes penales (que se podrán cancelar una vez que transcurra el tiempo para ello en virtud de la sentencia dictada y de la pena impuesta en la misma) con las consecuencias que puede tener si vuelve a cometer delitos con pena de prisión.

Mi recomendación: Mediación Familiar como solución al conflicto

Cualquiera que sea el obligado a satisfacer la pensión, si necesitas reducir la cuantía del pago, lo más prudente y conveniente es que lo hables con la otra parte. Esta posibilidad de negociación por la vía de lis acuerdos y del consenso siempre tiene que ser la primera opción que hay que contemplar.

Si no llegaras a un acuerdo, o si la comunicación con la madre o el padre de tus hijos es complicada, te recomiendo acudir a un mediador familiar, que puede ser incluso el abogado matrimonialista que os llevó la separación de mutuo acuerdo.

El proceso no difiere mucho si tú eres el progenitor perceptor de los alimentos o deseas que los mismos se ajusten a las nuevas situaciones sobrevenidas. Un caso muy común es cuando aumentan las necesidades de vuestros hijos, o cuando habéis tenido conocimiento de que tu anterior pareja ha visto aumentado su sueldo sensiblemente, o por el contrario se haya producido una disminución de sus haberes.

Un abogado experimentado siempre estará preparado para realizarte un cálculo rápido que se adapte a la nueva situación, y si los dos os encontráis en un supuesto de relativa armonía, siempre podréis concertar con el mismo una salida negociada a la situación.

El abogado- mediador con toda la información que tiene sobre ingresos de ambas partes, podrá daros los criterios necesarios para una solución equilibrada que armonice vuestros intereses y que, en definitiva, evite la confrontación judicial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *