Disolución y adjudicación en la liquidación de gananciales

Disolución y adjudicación

Liquidación de gananciales y aspectos fiscales

 

La Sentencia del Tribunal Supremo  de 20 de mayo de 2020,  acaba de fijar como doctrina legal en un supuesto de extinción de condominio de una propiedad gravada con hipoteca con adjudicación a uno de los comuneros que se queda la totalidad de la deuda y libera al otro, que la operación se halla gravada, además de por el concepto de extinción de condominio, por la liberación del comunero por el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados siendo la base imponible la totalidad de la responsabilidad hipotecaria y el sujeto pasivo el adjudicatario. 

 

Consecuencia de ello la Resolución de la DGT, después de reconocer que, desde la Rs. de 26 de enero de 1988 consideraba exento el supuesto de subrogación, pasa a considerar sujeta una operación de liquidación de gananciales en cuya sociedad solo existe una propiedad en el activo y una hipoteca en el pasivo con adjudicación a uno de los cónyuges que se queda la deuda. Es más, la DGT se explica más y considera sujeta en base al Fundamento Segundo de la STS cuando señal

“…aunque la garantía hipotecaria sobre la finca no se altere, si se produce una modificación subjetiva de los responsables que tiene acceso al registro…” cualquier escritura de compra con subrogación de hipoteca al señalar la sujeción al tributo del documento notaría en la modalidad de AJD por el que se instrumenta la sustitución de la persona del deudor originario de un préstamo hipotecario por un nuevo deudor en caso de transmisión del inmueble hipotecado”.. 


La liberación del codeudor está sujeta al impuesto de Actos Jurídicos Documentados 

Se trata del caso en el que dos cónyuges liquidan su sociedad de gananciales, que está compuesta únicamente por un inmueble gravado por una hipoteca. Uno de los cónyuges conservará el inmueble, por lo que compensa al otro por su porcentaje en la comunidad, solicitando una modificación de la hipoteca, aumentando su cuantía y liberando al codeudor de la responsabilidad hipotecaria.

Hasta la sentencia del TS, la doctrina consideraba que la subrogación del adquirente en la posición del transmitente en la obligación personal no reunía los requisitos para entender la existencia de una transmisión, pues no se producía una inscripción distinta, determinando la no sujeción a la cuota gradual del AJD.

Sin embargo, esta Sentencia cambia el criterio mantenido hasta entonces y da un giro de 180 grados. El TS interpreta que la operación se halla gravada, además de por el concepto de extinción de condominio, por la liberación del comunero por AJD siendo la base imponible la totalidad de la responsabilidad hipotecaria y el sujeto pasivo el adjudicatario. La reacción de la DGT no se ha hecho esperar y tiene las siguientes consecuencias en los siguientes ámbitos:

  • Extinciones de condominio propias con especial incidencia en las derivadas de separaciones, divorcios, liquidación de gananciales.

  • Disoluciones de sociedades con adjudicación de la propiedad junto con la hipoteca. 

  • Compraventas con subrogación afectando especialmente a las promociones de viviendas, locales….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *