Claves para reducir la pensión de alimentos

¿Cuando procede la reducción de la pensión de alimentos?

Reducir la pensión de alimentos. Causas y procedimiento para ello


Una de las cuestiones más planteadas tras la sentencia de divorcio es la posibilidad de reducir la cuantía del importe de la pensión de alimentos por
los obligados a abonarla, y ello por infinidad de motivos: bien por la pérdida de ingresos salariales, la pérdida del contrato de trabajo y la consiguiente modificación en los ingresos percibidos, o por la mejoría de la situación laboral del progenitor que tiene la custodia del menor, si bien, la casuística es muy amplia y excede en mucho de los motivos expuestos.

 

 

Cambio de las circunstancias económicas actuales con respecto a las existentes en el momento en que fueron fijadas definitivamente en sentencia 


Ante tales cuestiones lo primero que hay que analizar es el cambio producido en las circunstancias económicas actuales con respecto a las existentes en el momento en que fueron fijadas las medidas definitivas en la Sentencia dictada en el procedimiento de separación, nulidad matrimonial o divorcio o en procedimiento de fijación de medidas de relaciones paterno-filiales, ya fuera contencioso o de mutuo acuerdo.

 

 

Cambio  SUSTANCIAL de las circunstancias


Primero.-
 Que exista un cambio SUSTANCIAL de las circunstancias que existían en el momento en el que se fijo dicha pensión. Cuando hablamos de sustancial nos estamos refiriendo a que se trate de un cambio importante o considerable, como por ejemplo, que el progenitor obligado al pago haya pasado a una situación de desempleo o que se hayan reducido drásticamente sus ingresos económicos.

En definitiva, que se den circunstancias nuevas que de haber existido en el momento en el que se dictó la Sentencia judicial hubieran determinado que no se fijara dicho importe, sino otro distinto. Así lo prevé el articulo 91 del Código Civil. En tal caso podrá darse una reducción en la pensión de alimentos.

 

Alteración en las circunstancias de manera estable y duradera

Segundo.- Para que se pueda dar la reducción en la pensión de alimentos, es necesario que, esa alteración en las circunstancias sea estable o duradera, con indicios de que se mantenga, y no meramente ocasional, provisional o esporádica. Para ello, se debe observar desde cuando tiene lugar esa modificación en la situación y hasta cuando se prevé que la misma pueda continuar. Por ejemplo, si una persona estaba en situación de desempleo y pasa a ser contratada de forma indefinida, podríamos presumir que esa modificación tiene visos a que dure.

 

Un cambio que se pueda acreditar documentalmente


Tercero.-
 Que dicho cambio pueda ser acreditado documentalmente ante un Juzgado o Tribunal. En caso de nuevas contrataciones laborales, por ejemplo, bastaría con pedir judicialmente una fe de vida laboral, así como el contrato de trabajo y nomina mensual. Igualmente, otra prueba seria la declaración de la renta del obligado al pago.

 

 

Que la modificación no haya sido provocada o buscada voluntariamente por el obligado a pagar

 

Cuarto.- Que dicha modificación no haya sido provocada o buscada voluntariamente por el progenitor obligado al pago, sino que ello sea resultado de una situación imprevista o imprevisible.

Con carácter general, no se podrá alegar un aumento de los gastos ordinarios (hipoteca, préstamo, alquiler, vehículo, suministros, ocio…)  como cambio sustancial, ya que:

-Si dichos gastos ya existían en el momento en el que se dicto la Sentencia, el importe de la pensión de alimentos se fijó teniendo en cuenta ya la existencia de esos gastos.

-Si esos gastos han sido posteriores a la Sentencia, se considera que dicha situación ha sido provocada por el obligado al pago, ya que, aun sabiendo que tenia la obligación de abonar el importe de dicha pensión, ha incurrido en nuevos gastos que complican su situación económica.

-El abono de la pensión de alimentos tiene total y absoluta preferencia con respecto al abono de otros gastos, aun riesgo de perder el bien en cuestión o de ser objeto de embargo. El sustento económico del menor está por encima de cualquier otra necesidad, incluso de la propia personal del progenitor obligado al pago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *